EL HUEVO Y EL COLESTEROL

El huevo es conocido con ser un alimento básico en nuestra alimentación, y por su alto contenido en colesterol.

Durante años, y seguramente hasta en la actualidad, los médicos, a los pacientes con problemas de colesterol, lo primero que le quitaban de la dieta eran los huevos, concretamente la yema, ya que es donde se encuentra el colesterol.

Pero… ¿es cierto que su consumo aumenta el colesterol?.

VALOR NUTRICIONAL DEL HUEVO.

El huevo está compuesto por la cáscara (11%), la clara (58%) y la yema (31%). Los principales componentes de la clara y la yema son agua y proteínas de alto valor biológico, además, en la yema encontramos lípidos: grasas saturadas, grasas poliinsaturadas (ácido linoleico) y colesterol. También es rico en vitaminas (vitamina A, E, D y B12) y minerales como hierro, fósforo y zinc.

EL HUEVO Y EL COLESTEROL

Primero de todo, debemos saber qué es el colesterol. Es un tipo de lípido que se encuentra en los tejidos y en la sangre. A pesar de su mala fama, el colesterol es esencial para la vida (en valores normales). Forma parte de las membranas de nuestras células y ayuda a controlar qué entra y sale de ellas, es un precursor de las hormonas sexuales y de la vitamina D, por lo que es fundamental para el metabolismo del calcio.

Existen dos tipos de colesterol, el HDL, conocido como colesterol bueno y el LDL o colesterol malo, llamado así porque se acumula en el interior de las arterias, haciéndolas más rígidas y pudiendo llegar a taponarlas, provocando problemas vasculares y arteriosclerosis.

Al contrario de lo que la mayoría cree, varios estudios han demostrado que el colesterol en sangre aumenta por el tipo y cantidad de grasa consumida, no por la cantidad de colesterol de la dieta. Por lo que tu colesterol no se debe a que consumas 3 o 4 huevos por semana, sino al consumo de grasas saturadas presentes en embutidos, mantequillas y quesos curados.

QUÉ DICE LA CIENCIA

Se puede consumir 1 huevo al día siempre y cuando se siga una dieta baja en grasas saturadas y rica en fibra (verduras, frutas, legumbres). Porque al igual que no está demostrado que los huevos aumenten los niveles de colesterol, sí sabemos que el riesgo cardiovascular se reduce con una dieta basada en frutas, verduras, proteínas y grasas saludables y apostando por harinas integrales y evitando las harinas refinadas.

Para aquellas personas con elevados niveles de colesterol en sangre, se recomienda no consumir más de 2-3 huevos por semana.

 

Además, la actividad física es imprescindible para controlar el colesterol. 

 

Como veis, el problema de las dislipemias y del colesterol alto no es consumir más o menos alimentos que lo contenga, sino una dieta rica en alimentos con grasas trans y saturadas (embutidos, bollería industrial, galletas, patatas fritas de bolsa, etc) y la inactividad física, por lo que dejemos de demonizar al huevo y consúmelo siempre de forma saludable, en tortillas, a la plancha, cocido y siempre acompañándolo de verdura.

 

Escrito por:

María del Mar Montesinos, Nutricionista Nutripharma en Almería.

Sin Comentarios

Publicar Comentarios