Por qué no debes cenar tarde y mal

Por qué no debes cenar tarde y mal

El ajetreado ritmo de vida puede hacer que lleguemos tarde a casa y sin ganas de cocinar. Acabamos cenando cualquier cosa y a unas horas demasiado cercanas al momento de irnos a la cama, sin ser conscientes de los inconvenientes que podemos estar provocando en nuestra salud. El equipo de Nutripharma ha recopilado las malas consecuencias de cenar tarde y mal para ayudarte a entender las mejoras que debemos aplicar en nuestra alimentación para estar sanos.

Antes de nada, tenemos que entender que la hormona que participa en los ciclos del sueño es la melatonina, y que cuando el nivel de esta hormona se ve alterado, nuestro sueño se ve afectado. La melatonina es antagonista de la insulina, la hormona que se encarga de transportar el azúcar a los músculos para que lo consuman. Es decir, estas dos hormonas nunca podrán estar al mismo nivel; si una sube, la otra baja, y al revés. Esto es lo que provoca que cuando cenamos tarde, tardemos más tiempo en dormirnos, ya que al hacer que la insulina tenga que actuar para procesar lo que hemos comido, la melatonina tardará más en aparecer y lo hará en menor cantidad, retrasando nuestro sueño y haciendo que sea de peor calidad.

 

Además, el cuerpo no está preparado para generar esa insulina por la noche. Nuestro organismo se predispone para el descanso, donde el consumo energético es bajo, por lo que entiende que no va a ser el momento de generar esa insulina, pero al consumir hidratos (que es lo que generalmente compone una cena poco saludable, además de las grasas) forzamos al páncreas a fabricar la insulina que procesará el azúcar de esos hidratos. A pesar del sobreesfuerzo, no será la insulina suficiente para metabolizar el azúcar, por lo que este permanecerá más tiempo en la sangre, prácticamente toda la noche, lo que a la larga puede provocar problemas de diabetes.

Otro aspecto a tener en cuenta es que la digestión es más lenta por la noche, por lo que un exceso en la ingesta, provoca problemas gástricos e intestinales. Además, los alimentos no se absorben por completo ni los músculos van a poder consumir el exceso de calorías ingeridas ya que van a estar en reposo, por lo que todas esas calorías acabarán acumulándose en forma de grasa.

Los niveles bajos de melatonina también provocarán que cuando lleguemos a dormirnos, no consigamos un sueño de calidad, ya que esta hormona también es la que hace que podamos alcanzar la fase de sueño profundo, la más reparadora. Podríamos llegar a levantarnos con la sensación de no haber descansado lo suficiente.

Dejar los alimentos preparados con antelación (siempre que sea posible), intentar cenar e irse a la cama siempre a las mismas horas y dejando un margen de 2h para dar tiempo a la digestión son algunas acciones que te aconsejamos desde Nutripharma. Sabemos que la elaboración de la cena puede ser el paso más difícil. Si es tu caso, te animamos a probar Meal Night Sustitutive, el primer batido sustitutivo exclusivo para cenas. Un alimento con el que te asegurarás una cena saciante, nutritiva, con proteínas de alto valor biológico, sin azúcar, bajo en lactosa y que además te ayudará a disminuir tejido graso y aumentar la masa muscular. Y si a pesar de controlar los horarios, sigues teniendo problemas para dormir, puedes contar con MelatoDream, un complemento con 1,9 mg de Melatonina por cápsula y principios activos naturales que consigue disminuir el tiempo necesario para conciliar el sueño.

Nuestros nutricionistas están a tu disposición para asesorarte sobre tu alimentación y cómo adaptarla a tu rimo de vida siempre que lo necesites. No dudes en consultarnos.

No Comments

Post A Comment